La amabilidad, el camino hacia el respeto.

 AMABILIDAD

Hay una frase, de Alfred Capus, que nos indica de forma perfecta que es la amabilidad:

“Una persona amable es aquella que escucha con una sonrisa lo que ya sabe, de labios de alguien que no lo sabe”.

La amabilidad nos ayuda a causar buena impresión a los demás, aún a costa de hacer algún pequeño sacrificio.

“Una persona amable es querida y respetada”

El término amabilidad engloba muchos conceptos: atención por los demás, respeto, consideración … en sí misma encierra muchos de los aspectos fundamentales de una persona bien educada.

La amabilidad es generosidad y hay que derrocharla.

Hay que ser amables con todo el mundo, no solo con las personas que conocemos. La amabilidad abre puertas, aúna culturas y ayuda a una convivencia mejor.

La amabilidad es un profundo sentimiento que solamente se manifiesta en ciertas actitudes. La amabilidad se manifiesta en cualquier momento; debe surgir de manera espontánea. La amabilidad no se fuerza, pues perdería su naturalidad dejando de ser amabilidad para convertirse en algo fingido, parecido a la amabilidad sin serlo.

Una persona amable es aquella que nos ayuda.

Por todas partes estamos rodeados de gente amable, sigamos pasando ese “testigo” y contagiando la amabilidad.

RESPETO

 

“Aunque pudiera hacerme temible, preferiría hacerme amable” dijo Michel Eyquem de la Montaigne.

No deberíamos confundir tan a menudo el concepto de Respeto con el de miedo o el de temor.

Es común escuchar respecto a una persona muy adinerada o muy poderosa, que “es un hombre muy respetable” pero… ¿Que lo hace respetable?, ¿su capacidad para crear valor o su determinación para obtener lo que quiera le pese a quien le pese y afecte a quien sea necesario?, o bie Sigue leyendo

Algo de protocolo

¿El plato del pan se sitúa a la derecha o a la izquierda? Siempre a la izquierda, y en caso de usar bajoplato debe ser a juego con él, pero de tamaño inferior.

¿Cómo he de poner la mesa? Siempre debe estar preparada antes de que lleguen los primeros invitados, teniendo en cuenta la iluminación para que no haya invitados en penumbra. El mantel a usar, a ser posible de hilo e impecablemente planchado, debe ser de color blanco o crudo y haciendo juego con la vajilla y con la decoración del salón. Se debe evitar sobrecargar decorativamente la mesa. Evitar el “codo sobre codo”,hay que dejar la distancia suficiente entre  comensales para que se puedan desenvolver con comodidad. La papiroflexia con la servilleta está totalmente prohibida, así ésta se dispondrá en forma de rectángulo o de triángulo a la izquierda del plato o sobre el mismo.

Los platos pueden estar ya colocados, aunque lo más ortodoxo es tener dispuesto un bajoplato e ir colocando los platos a medida que se vayan a utilizar.

Las copas van de izquierda a derecha de más grande, la del agua, a más pequeña,  la empleada para el vino blanco. Si hay copa de cava se situará detrás de ellas.

¿Es imprescindible el bajoplato? Su misión es proteger de posibles manchas el mantel, y viste mucho. Normalmente son de cerámica o metal, el de plata es el ideal, y debe estar alineado con el borde de la mesa. Pero no es imprescindible.

Los cubiertos deben ir en orden inverso a su uso, es decir, de fuera hacia dentro pescado y carne. Tenedores a la izquierda y cuchillo y cuchara a la derecha, siempre el filo del cuchillo mirando hacia el plato. Mientras que los de postre deben ir en la parte delantera de la vajilla, en el siguiente orden: tenedor, cuchillo y cucharilla.

                                                                           

¿Cómo cojo mis cubiertos correctamente? 

 La cuchara se utiliza con la mano derecha siempre. Su uso está limitado a sopas, consomés y alimentos líquidos, así como purés, cremas y otros alimentos pastosos. Se toma con los dedos índice, anular y pulgar.

El tenedor si se utiliza solo, se usa con la mano derecha, al igual que la cuchara con los dedos índice, pulgar y anular. Si se utiliza acompañado del cuchillo, se utiliza con la mano izquierda. El tenedor sirve para pinchar o recoger los alimentos, así como soporte de ayuda con el cuchillo para cortar alimentos. También sirve para trocear alimentos blandos como verduras, huevos, etc.

El cuchillo se utiliza siempre con la mano derecha y en compañía del tenedor. Se utiliza para cortar alimentos, y nunca se lleva a la boca. Se utiliza con los dedos índice y pulgar. El índice hace un poco de fuerza sobre el cuchillo para trocear los alimentos (por la parte opuesta al filo).

 En todos los casos, la comida siempre se lleva a la boca, y no la boca a la comida. 

 

¿Cómo dejo mis cubiertos a cada momento? Cuando por un motivo u otro haces una pausa, como por ejemplo para hablar, se disponen a ambos lados del plato (uno en la posición de las 8 del reloj y el otro en disposición de las 4).

                                                           

Cuando se ha finalizado el plato, se dispondrán juntos en la posición de las cuatro y veinte, y en caso de terminar de comer se dejan en paralelo, en el centro del plato y juntos, en posición vertical o de las seis y media.

                                                           

¿Cuándo y cómo me coloco la servilleta? Siempre cuando todos estén sentados. En caso de que la servilleta sea pequeña se desdobla completamente y se coloca en el regazo, sin hacer aspavientos. Si es grande simplemente se desdoblará un poco, pero no completamente y se colocará sutilmente en el regazo.

Si te ha tocado servir la bebida, ¿cuánto verter a cada uno? Pues las copas se deberán llenar a un 2/3 de su capacidad. Hay que tener en cuenta que las bebidas se sirven por la derecha sin apoyar la botella en la copa y sin levantar la misma de la mesa, y únicamente es la copa de agua la que puede servirse inmediatamente antes de comenzar a comer. En caso de brindis, nunca deben chocarse las copas para evitar roturas.

Quiere probar el plato de otro comensal ¿cómo hacerlo correctamente? Lo apropiado es acercar el plato del pan hacia el otro comensal para que sitúe en él el trozo a probar, y así pasarlo sin problemas.

¿Cuándo sabemos que nos podemos levantar de la mesa? Siempre que el anfitrión deje su servilleta encima de la mesa.

¿Cómo dejar la servilleta? Lo correcto es cogerla y dejarla un poco arrugada, a la derecha del plato colocándola por el lado que menos la hayamos ensuciado, pero no doblarla tal y como estaba pues puede llevar a creer que no se ha usado.

¿Cómo comer el pan, espárragos y ciertas comidas que podrían ser susceptibles de coger con la mano? El pan siempre hay que cortarlo con la mano a trocitos pequeños, nunca se lleva entero a la boca o se corta con el cuchillo, este es para untar la mantequilla. En el caso de los espárragos se cogen por la parte del tallo con los dedos, y en caso de que haya salsa, se mojan y se introduce la parte humedecida en la boca, dando un mordisco y sin chupar. Sólo se comerán con tenedor si están gratinados o llevan salsa caliente por encima.

                                                   

Lo correcto es que el teléfono móvil ni siquiera esté encima de la mesa. Los hombres lo podrán dejar en el bolsillo interno de su chaqueta y las mujeres lo guardarán en el bolso.Si estás esperando una llamada urgente, deberás pedir permiso al resto de personas que están en la mesa para dejar tu móvil a la vista.